El Ser del Milenio de Barcelona y “Señor del mundo”

Sinceramente no sé cuál sería el propósito de la puesta en escena de la Fura del Baus, ayer, 31 de diciembre, para despedir el 2013 y dar la bienvenida al 2014. Quizá simplemente pretendían innovar o, lo que está de moda en el panorama teatral, transgredir de alguna manera.

Un armazón de hierro con forma humana de 15 metros de altura descendió en medio del escenario admirable de la fuente mágica y el Palau de Montjuïc. Comenzaron a subir a este cuerpo metálico miembros de la colla de Castellers de Sants y fueron poblando su cavernoso interior, al estilo del caballo de Troya de Virgilio.

Brazos, tronco y extremidades se llenaron de personas que se amarraban bien al armazón. También ascendieron unos personajes vestidos con monos rojos que destacaban de la vestimenta clara de los castellers. Llegaron hasta la altura del pecho y, ante mi sorpresa y agrado, se colocaron en el lado izquierdo, se agruparon y comenzaron a moverse acompasadamente en un estudiado ritmo para simular los latidos del corazón. La cabeza se rellenó al final, con encapuchados de blanco, también miembros de Castellers de Sants. Quizá se tratara de un homenaje a la razón humana.

Le llamaban el Ser del Milenio. Al parecer no querían referirse a él como hombre ni mujer, se trataba de un ejemplar esquemático y asexuado de la especie humana. Un ser y, además, del milenio, como indicando, al inicio del que corre, una especie de promesa de futuro.

Pues se acercaban las doce, el momento del cambio de año. Los presentadores y el mismo ambiente anunciaban que el momento de las uvas era inminente. El ser del milenio empezó a alzar los brazos hasta que se quedaron en perpendicular al cuerpo. Y al poco se inició el frenesí de las campanadas (acompañadas por ráfagas de pirotecnia), el engullir de uvas.

La imagen que se ofrecía desde TV3 me estremeció. Desde la plaza de España, se veía la Avenida María Cristina en toda su longitud, abarrotada de gente, bordeada por las pequeñas fuentes de agua iluminada. Al fondo se adivinaba un hombre de estructura de hierro, un “super”-hombre de 15 metros, compuesto de multitud de seres humanos encaramados en sus miembros, con un corazón rojo, también formado por seres humanos, un cerebro hecho de encapuchados (¿vengüenza de la razón o razón tan universal que no debe tener cara?), con los brazos en cruz, casi flotando entre el humo de la pólvora de la pirotecnia delante de una multitud enfervorizada por el momento álgido de la celebración, el momento de olvidarse de lo que ocurrió y lanzarse a los brazos del nuevo año, cargado de buenos deseos y propósitos. “Venid a mí”, casi parecía decir el Ser del Milenio. “Miradme, he sido alzado. Miradme, soy un resumen de vosotros mismos, del cuerpo que formamos toda la humanidad. Miradme, yo, la humanidad (con los brazos en cruz, como hace Dios mil años hizo aquel Galileo) soy el futuro. Miradme, soy el Ser del Milenio, la misma humanidad, la única sobre la que se pueden poner las esperanzas. Miradme porque más allá de mí no hay divinidad. Por eso adopto esta posición. Entendedlo”.

Si alguien ha leído “Señor del mundo” quizá piense que no exagero.

La retransmisión completa de las campanadas, se puede ver aquí: http://goo.gl/Xrll0s

This entry was posted in Artículos. Bookmark the permalink.

Deja un comentario